Tarántula de rodillas rojas

(Brachypelma smithi)

Tarántula mexicana 

Descripción: la tarántula de rodillas rojas es de color negro con rebordes anaranjados y rodillas también de color naranja. Alcanzan 10 cm de diámetro, siendo las hembras más robustas que los machos. El macho se diferencia claramente de la hembra por presentar un cuerpo delgado y alargado, siendo más corto y robusto el de la hembra, presentan los espolones tíbiales.

Distribución: Se puede encontrar en áreas relativamente pequeñas entre Colima y Acapulco en la costa oeste de México.

Hábitat y Ecología: Vive sobre el suelo, en zonas húmedas o de selva que se encuentran en su área de distribución, no tiene hábitos excavadores. Consumen casi todo tipo de artrópodos, pequeños lagartos, o pequeños roedores que pueden inmovilizar y dominar con su veneno. Una vez hecha la tela de araña en forma de embudo, más conocida como tela espermática, el macho inserta el esperma en una especie de cápsula, que le servirá para llenar unos depósitos que tiene en los extremos de los pedipalpos. El cortejo sexual empieza una vez que la hembra esta receptiva y se acerca al encuentro del macho. Éste puede emitir unos sonidos con los quelíceros o dar golpes con las patas en el suelo. Una vez aqui, el macho inmovilizara los quelíceros de la hembra con los espolones tibiales y la empujara hacia atrás, insertando en su receptáculo seminal los depósitos espermáticos de sus pedipalpos. Cuando se complete el apareamiento habrá que retirar rápidamente al macho (ya q en la naturaleza se va corriendo) porque la hembra se vuelve en ocasiones muy agresiva y puede acabar matando al macho. Si todo ha salido bien, la hembra en unas semanas tejerá una especie de huevo donde depositara hasta 2000 tarantulitas que protegerá enérgicamente. Las crías empezaran a nacer a partir de la 4ª semana tras la formación de el "huevo" y serán completamente... transparentes! las crías no empezarán a comer hasta la 3ª muda por lo menos, siendo completamente vulnerables y estarán al amparo de la madre. Por todo esto es muy importante que la hembra que se reproduzca tiene que estar perfectamente alimentada, sólo así la carga genética que traspase a las crías será más que suficiente para pasar la época más delicada de su vida, las primeras mudas. Cuando las crías empiecen a comer, será casi inevitable la selección natural y que el canibalismo aflore, así que será mejor separar a las pequeñajas en botes, estilo carrete hasta que cojan tamaño.
Photo 1
Photo 2 Photo 3 Photo 4 Photo 5 Photo 6 Photo 7 Photo 8